Protección Patrimonial

La vida da sorpresas. Aunque muchos hemos optimizado las estructuras jurídicas que guardan nuestro patrimonio, no sabemos cuándo y de dónde puede surgir una demanda. Esta incertidumbre hace que cada vez más propietarios y empresarios se pregunten qué pasaría si alguien los demandara personalmente. ¿Están mi empresa y mis bienes protegidos?

¿Qué es la protección de activos?

La protección de activos implica tomar medidas legales anticipadas a fin de dilatar, disuadir o evitar la imposición por un demandante de una carga o gravamen sobre su propiedad.  Dicho de otra manera, significa dificultar y en determinadas ocasiones imposibilitar que sus activos sean embargados y adjudicados a quien lo demande personalmente, gane el proceso y trate ejecutar la sentencia. (Esto se distingue de las medidas legales tendientes a limitar su responsabilidad personal como propietario o dueño de un negocio, las cuales también son importantes a fin de reducir las probabilidades de recibir una sentencia contra sus bienes personales en primer lugar).

¿Por qué lo necesito?

Tradicionalmente, se le recomienda la protección de activos a empresarios que participan en  negocios de alto riesgo como la renta de inmuebles o la prestación de servicios profesionales (por ejemplo: médicos), o a aquellos individuos cuyo patrimonio ha aumentado y se percatan que esta nueva situación los hace más vulnerables a demandas imprevistas y exageradas por daños personales o por acoso, y respecto de las cuales no hay una cobertura de seguro disponible, la misma ha sido rechazada, o simplemente es insuficiente para cubrir los daños.

¿Existe alguna clase de fideicomiso “mágico” o “isla de la fantasía” donde nadie pueda alcanzar mis bienes?

No, pero existen numerosas acciones legales que se pueden tomar para proteger sus bienes. Qué hacer, cuándo hacerlo y cómo hacerlo depende de sus circunstancias personales y sus bienes. Por ejemplo, proteger su participación en un negocio es distinto a proteger la propiedad de sus bienes inmuebles. Las ventajas, desventajas, costos y efectividad de las distintas tácticas deben ser evaluados cuidadosamente para tomar una decisión bien informada. Además, las transferencias de bienes o conversiones planeadas incorrectamente podrían facilitar que alguien más pueda cobrar adjudicaciones en base a sus bienes y/o atribuir la responsabilidad a terceras personas involucradas en dichas transferencias.

¿Entonces, cómo puede ayudarme el Bufete Arista a proteger mis bienes?       

Desarrollar estrategias de protección de bienes efectivas es un proceso que se divide en dos fases distintas: Diagnóstico y Ejecución. La fase de Diagnóstico toma por lo menos una o dos horas, y en algunos casos pudiere requerir mayor tiempo, dependiendo del tamaño y la complejidad de su  cartera de bienes y sus circunstancias personales y comerciales. En esta fase es esencial la colaboración con contadores, asesores financieros y profesionales en seguros. El Diagnóstico concluye con la elaboración de una estrategia  personalizada para cada uno de nuestros clientes y sus necesidades. Una vez que estas estrategias han sido comunicadas y aprobadas por el cliente, la fase de Ejecución que le sigue puede involucrar la formación, recapitalización, conversión o disolución de varias entidades empresariales, la creación y financiamiento de distintos tipos de fideicomisos locales o internacionales, reubicación de inversiones liquidas, formalización de acuerdos financieros existentes, planeamiento matrimonial anterior y posterior, planeamiento de bienes, entre otros. La cartera de bienes de nuestros clientes va desde una casa y ahorros personales hasta extensas carteras de bienes que incluyen múltiples participaciones en negocios, inversiones inmuebles, propiedad intelectual, obras de arte, yates, aviones, legados, etc. Es por ello que tenemos una amplia experiencia lidiando con una extensa gama de circunstancias.

Mi situación no es tan compleja, solo necesito un consejo rápido…

Para aquellos propietarios y empresarios quienes no están acostumbrados a consultas regulares con un abogado experimentado en negocios y protección de patrimonio, puede resultarles un poco abrumador todo esto. Si tan solo desea un consejo rápido, tenemos una tarifa fija para consultas de una a dos horas con el Dr. Eduardo Arista, donde el Dr. Arista le realiza un Diagnóstico informal y le proporciona unas recomendaciones preliminares.  Algunas de estas recomendaciones pueden ser implementadas inmediatamente por el propietario de los bienes, mientras que otras deberían ser realizadas por un abogado con la experiencia  necesaria. Todas las recomendaciones son diseñadas a fin de proporcionar la mejor protección a sus bienes y, como valor añadido, a menudo identificamos otras acciones beneficiosas que involucran otras áreas legales como: derecho comercial, planificación sucesoral, propiedad inmueble y tributación. En todo caso, los honorarios por la consulta normalmente son acreditados hacia los costos que requiera la ejecución de cualquier recomendación dada. Diagnósticos más extensos son realizadas sobre la base de una tarifa horaria y un honorario mínimo de contratación de nuestra firma.

Yo solo quiero conversar o reunirme personalmente con el Dr. Arista antes de solicitar su asesoría legal.

Está bien. La contratación de un abogado es una decisión importante. No cobramos por discutir nuestra estructura de honorarios, experiencia y credenciales, de manera que usted pueda determinar si somos los abogados que usted necesita.

¿Dónde puedo informarme mejor por cuenta propia?

Antes que nada, tenga cuidado con los consejos de quienes no son abogados. Nunca haga un auto diagnóstico, ni tome acciones basándose en lo que haya escuchado en un seminario, o leído en un libro o en internet. Para mayor información, visite nuestro Blog y lea los artículos sobre diversos temas legales, que son de sumo interés para propietarios y empresarios.

¿Quisiera proteger sus activos?

Solicite una consulta