Blog

Su Penúltimo Testamento: Los Beneficios de Usar un Fideicomiso Revocable

Como dice el dicho, uno debe prepararse para lo peor mientras espera lo mejor.  Algunos de nuestros clientes nos solicitan que les preparemos un “testamento sencillo”, porque su deseo es, por ejemplo, dejarle todo a su cónyuge y/o a sus hijos por partes iguales, y es así como esperan lo mejor.  Sin embargo nuestro trabajo es planificar con todas las posibilidades en mente lo cual implica reconocer que la muerte puede que no sea el peor de los casos. Avances médicos han incrementado la posibilidad de quedar incapacitado temporalmente antes de morir.  Si usted queda incapacitado o si alguien decide disputar su testamento después de su muerte, usted habrá dejado a sus seres queridos con muchos líos y dolores de cabeza que pudieron ser prevenidos mediante el uso de un fideicomiso revocable.

Su “sucesión”, o sea todo lo que le pertenece antes de morir, está bajo la jurisdicción de las cortes de sucesión y su testamento es el documento que servirá de constancia de cómo usted quiere repartir sus bienes y quien debe encargarse de esto (su “Albacea”).  Como el proceso judicial de sucesión es un proceso público en el cual cualquier persona que no esté de acuerdo de como su Albacea esté administrando sus bienes (incluyendo al juez) tendrá el derecho a una audiencia, esto va a generar gastos adicionales que su Albacea tendrá que cubrir con sus bienes al transcurso del proceso.  Al transferir titularidad de sus activos a un fideicomiso revocable durante su vida, usted podrá lograr apartar los bienes transferidos de su legado patrimonial ya que estos bienes dejan de pertenecerle.  El fiduciario que usted elija para la administración de su fideicomiso revocable podrá administrar estos bienes con privacidad según los términos y condiciones del fideicomiso. Nadie excepto quienes están nombrados en el fideicomiso serán notificados y de esta manera usted se ahorra todos los gastos del proceso judicial.

Hay quienes intentan evitar el proceso de sucesión judicial mediante transferencias de sus activos a terceros o al titular ciertos bienes en conjunto con otras personas con derecho a sucesión en caso de fallecimiento.  Hay ciertos beneficios a este tipo de estrategia, pero solo en el sentido que usted esta disponiendo de sus bienes a otras personas. Mientras usted pueda evitar un proceso judicial de esta manera aun esta exponiendo sus bienes a los riesgos de sus co-propietarios como una muerte no anticipada, bancarrota, divorcio o un juicio en contra de su co-propietario.  Otra desventaja es que la transferencia de titulo requiere el pago de impuestos de timbre en el caso de bienes inmuebles y también tendrá que pagar impuestos sobre ciertas  disposiciones por motivo de obsequio que asciendan $13,000.  Es mas usted podría hasta perder el control sobre el bien.  Usted no tendría ninguna de estas preocupaciones o desventajas al usar un fideicomiso revocable.

Debido a que su testamento solo entra en vigor después de su muerte, el Albacea que esté nombrado en su testamento no podrá actuar en caso de su incapacitación.  De hecho, sin una planificación adecuada existe la posibilidad que nadie pueda actuar por sus intereses sino hasta después de un proceso judicial en lo cual un juez nombre a un tutor. Mediante un proceso prolongado y costoso como lo es el proceso de sucesión judicial, en el cual toda parte interesada tiene el derecho a una audiencia al respecto de quien debería ser nombrado como tutor.  En cambio el fiduciario de su fideicomiso podrá ejercer sus facultades no solamente ante su muerte sino también durante periodos de incapacitación, y así prevenir que sus bienes sean administrados por un tutor inesperado o un juez mal asesorado. Dado las grandes desventajas de tener que pasar por una sucesión judicial o tomar el riesgo que un juez decide quien actuara a su favor en caso de incapacitación, todos propietarios deberían considerar implementar un fideicomiso revocable.